miércoles, 18 de octubre de 2017

Hay tres puertas que te llevarán hacia la felicidad o hacia el sufrimiento


En cualquier momento de tu vida, especialmente cuando te enfrentes con pruebas que parecen ir más allá de tu capacidad, recuerda que puedes confiar en tu verdadero ser, en tu esencia. Hay un refugio donde encontrar paz, pero no está fuera de ti, sino en tu interior.
Hay en nosotros 3 “puertas”: el cuerpo, el habla y la mente. Todas pueden crear dolor y eso es lo que nos causa sufrimiento. Pero sucede así porque no las usamos para entrar, sino para salir, para perdernos, para desconectarnos.
Cuando encuentres dificultades, cierra los ojos un momento, lleva la atención hacia el interior. Siente la quietud de tu cuerpo. Existe entonces la posibilidad de encontrar un espacio ilimitado dentro de ti. Podemos llamarlo “madre”, “la esencia”, “lo divino”,… No importa: está ahí, y cuando lo descubres es como cuando un niño anda perdido y de pronto se encuentra a su madre. Como alguien que se ha perdido a sí mismo y se vuelve a encontrar. Es una vuelta al hogar. En ese momento, cualquier problema se resuelve si confías plenamente, si descansas en ese espacio donde encuentras libertad interior. Se trata de un lugar con infinitas posibilidades.
La 2ª “puerta” es la palabra, el habla. Tenemos muchos pensamientos, que son como voces vibrando en nuestra cabeza y que nos dicen lo que tenemos que hacer. Pero, a menos que esas voces se callen, no puedes sentir verdadera conexión contigo mismo y escuchar el silencio interior. Normalmente oímos el ruido de los pensamientos, discutimos o negociamos con ellos. Nuestra atención está en esas voces que nos impiden sentir el silencio. Pero podemos aprender a escuchar y oír el silencio. Cuando lo descubres, sientes paz, creatividad. Puedes entonces escuchar voces interiores de sabiduría.
Un buen consejo para eso sería: no confíes en los pensamientos, confía en el silencio. Se han hecho estudios acerca de cómo se toman mejores decisiones: hablando y comentando a fondo o permaneciendo abiertos a las intuiciones. La conclusión es que en última instancia las intuiciones resultan más efectivas. En el silencio hay más mensajes que en las voces del pensamiento. Pero tienes que aprender a escuchar tu propio silencio.
Decimos que la tercera puerta es la mente. Pero para el budismo, la mente está en el corazón, no como órgano material sino como centro de consciencia. Según los físicos, el universo es prácticamente un espacio vacío. También en nuestro corazón hay un espacio ilimitado. Poniendo atención en el corazón puedes descubrir ese espacio que es la fuente que da nacimiento a todo.
Por eso, la medicina que recomiendo consta de 3 remedios: la píldora blanca de la quietud, la roja del silencio y la azul de la espaciosidad. Cuando te tomas estas 3 pildoras encuentras lo que llamamos “refugio interior”, te sientes protegido y guiado, y encuentras soluciones. Y esto sirve para cualquier persona, porque ese espacio no es budista sino universal.

Tenzin Wangyal
http://planosinfin.com

martes, 17 de octubre de 2017

Empatía: ¿qué caracteriza a las personas que la poseen?


La empatía es un arte, una capacidad excepcional programada genéticamente en nuestro cerebro con la que sintonizar con los sentimientos e intenciones de los demás. Sin embargo, y aquí llega el problema, no todos logran “encender” esta linterna que ilumina el proceso de construcción de las relaciones más sólidas y enriquecedoras.
Algo que escuchamos con frecuencia es aquello de que “tal persona no tiene empatía”, “que aquella otra es una egoísta y que carece por completo de ella”. Bien, algo que es importante aclarar desde un principio es que nuestro cerebro dispone de una arquitectura muy afinada mediante la que favorecer esa “conexión”. La empatía, al fin y al cabo, es una estrategia más con la que mediar en la supervivencia de nuestra especie: nos permite entender a la persona que tenemos delante y nos facilita la posibilidad de establecer una relación profunda con ella.
Tenemos dos oídos y una boca: es para escuchar el doble de lo que hablamos.
                                                                          Epícteto

Esa estructura cerebral donde la neurociencia ha situado nuestra empatía está en el  giro supramarginal derecho, un punto situado justo entre el lóbulo parietal, el temporal y el frontal. Gracias a la actividad de estas neuronas logramos separar nuestro mundo emocional y nuestras cogniciones para ser más receptivos en un momento dado, hacia las de los demás. 
Ahora bien, aclarado este dato, la siguiente pregunta sería, entonces… ¿si todos disponemos de esta estructura cerebral, por qué hay personas más o menos empáticas e incluso quienes presentan una ausencia total y absoluta de ella? Sabemos, por ejemplo, que el trastorno antisocial de la personalidad tiene como principal característica esa falta de conexión emocional con los demás. Sin embargo, dejando a un lado el aspecto clínico o psicopatológico son muchas las personas que simplemente, no llegan a desarrollar esta habilidad.
Las experiencias tempranas, los modelos educativos o incluso el contexto social, hace que esta maravillosa facultad se debilite a favor de un egocentrismo social muy marcado. Tanto es así, que tal y como nos revela un estudio llevado a cabo en la Universidad de Michigan, los universitarios de hoy en día son hasta un 40% menos empáticos que los estudiantes de los años 80 y 90.
La vida actual tiene ya tantos estímulos y tantos distractores para muchos jóvenes y no tan jóvenes, que dejamos de ser plenamente conscientes del momento presente e incluso de la persona que tenemos ante nosotros. Los hay que están más sintonizados a sus dispositivos electrónicos que a los sentimientos de los demás, y eso, es un problema sobre el cual deberíamos reflexionar.
Para profundizar un poco más en el tema, te proponemos a continuación conocer qué rasgos definen a las personas que sí disponen de una autoestima auténtica, útil y esencial con la que establecer relaciones saludables y un adecuado desarrollo social.

La empatía útil Vs la empatía proyectada

Una aspecto básico que conviene aclarar desde un principio es qué entendemos por empatía útil, porque aunque nos sorprenda, no basta  simplemente “con tener empatía” para construir relaciones sólidas o para mostrar eficacia emocional en nuestras interacciones cotidianas.
El regalo más preciado que podemos dar a otros es nuestra presencia. Cuando nuestra atención plena abraza a los que amamos, florecen como flores.
                                                          Thich Nhat Hanh
Para entenderlo te pondremos un sencillo ejemplo. María acaba de llegar a casa cansada, agotada de mente y molesta. Acaba de tener una discusión con sus padres. Cuando Roberto, su pareja, la ve, lee de inmediato en su expresión y en su tono de voz que algo no va bien, interpreta su malestar emocional y en lugar de generar una respuesta o una conducta adecuada, opta por aplicar la empatía proyectada, es decir, amplifica aún más esa negatividad con frases como “ya vienes otra vez enfadada, es que te coges las cosas a la tremenda, siempre te pasa lo mismo, mira qué cara llevas…”.
No hay duda de que muchas personas son hábiles a la hora de empatizar emocional y cognitivamente con los demás (sienten y entienden qué ocurre), sin embargo en lugar de mediar en la canalización y en la adecuada gestión de ese malestar, lo intensifican.
La persona hábil en empatía, por tanto, es aquella capaz de ponerse en los zapatosajenos sabiendo en todo momento cómo acompañar en ese proceso sin dañar y sin actuar como un espejo donde se amplifique el dolor. Porque a veces no es suficiente con comprender, hay que saber ACTUAR.

La auténtica empatía deja a un lado los juicios

Nuestros juicios diluyen nuestra capacidad de acercamiento real hacia los demás. Nos sitúan en un bando, en un lado del cristal, en una perspectiva muy reducida: la nuestra. Cabe decir, además, que no resulta precisamente fácil escuchar a alguien sin emitir juicios internos, sin poner una etiqueta, sin valorar a esa persona como hábil, torpe, fuerte, despistada, madura o inmadura.
Todos lo hacemos en mayor o menor grado, sin embargo, si fuéramos capaces de despojarnos de ese traje, veríamos a las personas de una forma más auténtica, empatizaríamos mucho mejor y captaríamos con más precisión la emoción del otro.
Es algo que deberíamos practicar a diario. Una habilidad que según varios estudios suele llegar a medida que nos hacemos mayores, puesto que la empatía, así como la capacidad de escuchar sin juzgar, es más común a media que acumulamos experiencias.

Las personas con empatía disponen de una buena conciencia emocional

La empatía forma parte indispensable de la Inteligencia Emocional. Sabemos que este enfoque, esta ciencia o área tan exitosa de la psicología y el crecimiento personal está de moda, pero… ¿Hemos aprendido de verdad a ser buenos gestores de nuestro mundo emocional?
  • La verdad es que no mucho. En la actualidad, seguimos viendo muchas personas que manejan a la ligera y con supuesta eficacia términos como la autorregulación, la resilencia, la proactividad, la asertividad… Sin embargo, carecen de un auténtico inventario emocional y siguen dejándose llevar por la ira, la rabia o la frustración como lo haría un niño de 4 años.
  • Otros en cambio, piensan que ser “empático” es sinónimo de sufrimiento, como un contagio emocional donde sentir lo que otro sienten para experimentar el mismo dolor ajeno como una suerte de mimetismo del malestar.
No es lo adecuado. Debemos entender que la empatía sana, útil y constructiva parte de esa persona que es capaz de gestionar sus propias emociones, que dispone de una autoestima fuerte, que sabe poner límites y que a su vez, es hábil a la hora de acompañar emocional y cognitivamente a los demás.

La empatía y el compromiso social

La neurociencia y la psicología moderna definen la empatía como el pegamento social que mantiene unidas a las personas y que a su vez, genera un compromiso real y fuerte entre nosotros.
Si no tienes empatía y relaciones personales efectivas, no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos.
                                                         Daniel Goleman 
Por curioso que parezca, en el reino animal el concepto de empatía está muy presente por una razón muy concreta que hemos señalado al inicio: la supervivencia de la especie. Algo así genera que muchos animales y diversas especies muestren comportamientos de cooperación donde atrás queda la clásica idea de la “supervivencia del más fuerte”. Un ejemplo de ello lo podemos ver en ciertas ballenas, capaces de atacar a las orcas para defender a las focas.
Sin embargo, entre nosotros predomina en muchos casos el efecto inverso, a saber, la necesidad de imponernos los unos sobre otros, de buscarnos enemigos, de alzar fronteras, de crear muros, de invisibilizar personas o incluso de atacar al más débil solo por ser débil o ser diferente (pensemos en los casos de bullying).
Por su parte, las personas que se caracterizan por una auténtica empatía creen en el compromiso social. Porque la supervivencia no es un negocio ni debe entender de políticas, de intereses o de egoísmos. Sobrevivir no es solo permitir que nuestro corazón bombee, es disponer de dignidad, de respeto, es sentirnos valorados, libres y parte de un todo donde todos somos valiosos.
Esa es pues la auténtica empatía: ponernos en el lugar del otro para facilitar a la vez una convivencia llena de armonía. Trabajemos en ello cada día.

Psicología/Valeria Sabater
https://lamenteesmaravillosa.com

Referencias bibliográficas
-Luis Moya (2013) “Empatía, entenderla para entender a los demás”. A Coruña: Plataforma Actual
-Frans de Waal (2009) “The Age of Empathy: Nature’s Lessons for a Kinder Society”  New York: Three Rivers Press

lunes, 16 de octubre de 2017

El espejo y tú



En mi opinión, mirarse con los ojos abiertos en un espejo es más duro que mirarse con los ojos cerrados en el interior. En este segundo caso, parece que la ausencia innegable e inevitable de unos ojos penetrantes que te indagan desde el espejo, silenciosa pero sólidamente, hace un poco más sencilla la situación. 

En cambio, cuando te miras en el espejo y te mira esa figura que es exactamente igual que tú pero plana, igual que tú en cuanto a que no puede disimular su tristeza, con la misma mirada producto del desasosiego de no saber pero al mismo tiempo con una pregunta sin definir, una pregunta que todavía se está construyendo relacionada con “¿Quién soy yo?”, “¿Quién es ese del espejo?”, “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”, “¿Qué me pasa?”, “¿Qué inquietud es esta que me agobia y me altera y me provoca una sensación de desubicación?”.

Me armo de valor y miro a la cara al del espejo. “No sé quién eres”, me dice. “Yo tampoco lo sé”, le digo.

“¿Qué quieres?”, pregunta. “No lo sé”, le tengo que decir.

“¿Qué te pasa?”, inquiere. “Ya me gustaría saberlo”, tengo que reconocer frente a él y frente a mí.

“¿Qué haces mirándome?”, interroga. “No lo sé”, repito. En realidad tengo ganas de huir, de borrarme, de deshacerme de esta mente inquisidora que no me permite eludir mi estado interior y me lo pone enfrente continuamente.

Observo que el del espejo se atreve a hacerme las preguntas que yo evito, y me las hace directamente, sin pensar en mi miedo, sin respetar esta cobardía en la que me refugio cuando se trata de investigarme o de pretender conocerme.

Tengo tanto miedo a lo que pueda encontrarme… y tengo tanto miedo a qué me puede pasar si reconozco que tengo errores y motivos de arrepentimiento y grandes vacíos y más dudas y mi pobreza espiritual y mi incapacidad para afrontar los asuntos que tengo pendientes de resolver y esta indefensión ante la vida y estos sueños desmoronados y esta lágrima que siempre está preparada para salir y esas noches preñadas de dudas…

Así estoy siendo yo la mayoría del tiempo, y por eso es que me cuesta responder con una sonrisa a la mirada seria que me reta, y me cuesta encontrar razones para convencerle de que abandone esa inquisición, eso que siento como un acoso continuado. 

Bastante débil soy yo como para tener que aguantar también mi propia enemistad, pero esa seriedad no me invita a una reconciliación. No veo colaboración por su parte, ni una apertura de brazos que me acoja a pesar de mi humanidad –iba a escribir “debilidad”, pero me di cuenta a tiempo y no lo hice-, ni una sonrisita que me transmita perdón o, cuanto menos, comprensión.

Esto de mirarse al espejo para conocerse es el ejercicio más duro que conozco. Bueno, es peor aún mirarse y no encontrar una sonrisa enfrente, como es mi caso.

El del espejo me vuelve a preguntar, aunque yo no le quiera escuchar y, aún menos, responder. Me pregunta sin una pregunta concreta. Es como que quiere hacer que me sienta culpable con solo mirarme. Y lo logra. No necesita acusarme: ya tengo que saber yo todos los motivos por los que podría acusarme.

A pesar de todo, persisto en volver a mirarle a los ojos. Yo trato de quitarle dureza a mi mirada con la esperanza de que él también lo haga. Deseo poderlo conseguir, porque mi voluntad es la de llegar a una reconciliación, a un hermanamiento, y no voy a dejar de intentarlo.

Sé que me quiero aunque no me lo demuestre.

Sé que esto de “me quiero” es el lema que ha de resistir y no abandonarme. Y yo no abandonarlo.

Por encima de todo, de mis propios altibajos, de mis auto-enfados, de mi tremenda exigencia y mi dificultad para perdonarme, por encima de todo ello está mi propio amor que intuyo –aunque no veo-, está un cuidador poco activo –porque no le dejo cuidarme-, está la intuición de que dentro de mí se encuentra quien yo quisiera encontrar.

Dentro de mí, estoy YO.

 Y con ese YO me quiero encontrar.

¿Y tú?, ¿qué ves cuando te miras al espejo?

Te dejo con tus reflexiones…



Francisco de Sales
buscandome.es

domingo, 15 de octubre de 2017

Encontrar el apoyo en un mundo de espaldas


A veces, nuestra valentía se oxida y casi sin saber cómo nos calzamos con las suelas del desánimo. Es entonces cuando más apoyo necesitamos y más espaldas encontramos.Hasta que de pronto, alguien dice esas palabras mágicas capaces de curar: “estoy aquí, contigo”, “todo va salir bien, no te preocupes”.
El apoyo es ese valor primordial que va más allá de la simple conciencia social o la solidaridad hacia nuestros semejantes. Apoyar es corresponder con afecto, es materializar nuestra empatía en forma de ayuda, respaldar en emociones y en esas acciones donde se inscribe el auténtico cariño, el más cómplice, el más íntegro.
Estaré contigo apoyándote en todo momento, seré la alegría de tus sonrisas y la mano que te alce cuando caigas tan hondo que tan siquiera recuerdes amarte a ti mismo. No lo olvides, siempre me tendrás contigo a las malas, porque en las buenas puede estar cualquiera.
Resulta curioso cómo todos, de algún modo, nos vemos a nosotros mismos como criaturas fuertes e inexpugnables con nuestras armaduras doradas. No obstante, todo guerrero cae derrotado alguna vez, y no por pedir ayuda vamos a ser más débiles: todos agradecemos una mano amiga en momentos de adversidad.

El apoyo emocional, el lenguaje sincero del corazón

El apoyo es en ocasiones un lenguaje que habla diferentes idiomas. Hay quien no sabe pedirlo, que calla, disimula y avanza con el alma rota y la mente habitada por el desconsuelo. Otros, en cambio, no saben darlo y se limitan a ofrecer esos parches de rigor donde el “eso no es nada” o “es que tú te preocupas demasiado” llena sus bocas para intentar quedar bien y acabar cuanto antes.
El apoyo emocional debe hablar el mismo idioma que el corazón de la persona necesitada. Es necesario “sintonizar” y para ello, deben aparecer dos dimensiones básicas: el sincero deseo de conectar con quien tenemos enfrente y disponer de la adecuada capacidad para saber ofrecer esa ayuda, ese consuelo, esa cercanía.
En un mundo habitado ya por demasiadas espaldas debemos acostumbrarnos a mirar cara a cara a las personas. Nuestros hijos ansían ese apoyo cotidiano que en ocasiones, se nutre simplemente con “estar ahí” y demostrarles que son únicos, especiales y maravillosos. Apoyo es también la cualidad de aportar luz cuando alguien se ha sumido en su propia oscuridad…

Apoyar al ser amado, un lazo de fortaleza

El apoyo mutuo en nuestras relaciones de pareja es como ese puente con el que sortear las dificultades de la vida con mayor seguridad. Es ante todo, no rendirse para que juntos consigamos lo que no lográbamos por separado, y es por supuesto, seguir amándonos aún cuando menos lo merezcamos.
Cuando tu mundo se venga a bajo, ven al mío… Lo reconstruiremos pedazo a pedazo, fibra a fibra, para que nada te falte, para nada de lo que te hace único se pierda de nuevo.
Apoyar a la persona que queremos requiere de una sutil pero profunda sabiduría que todos deberíamos propiciar y poner en práctica. Te ofrecemos una sencillas estrategias sobre las que reflexionar.
  • Hemos de ser respetuosos con las emociones y sentimientos de la pareja. Elige siempre un “te entiendo, estoy aquí contigo” antes que un “eso no es nada”.
  • Mantén el contacto físico, habla el lenguaje de las caricias, de los abrazos, coge las manos de tu pareja cuando te hable y confiere siempre un cariño sincero, una empatía cercana y auténtica.
  • Jamás hagas uso de las ironía o las burlas hacia tu pareja -por inocentes que éstas te parezcan- ni en privado ni aún menos en público.
  • Nunca pospongas una conversación, si el ser amado nos quiere contar algo importante no lo dejes para otro momento. El mejor momento siempre es ahora.

El placer de saber que siempre estarás ahí

En una sociedad más acostumbra a dar espaldas que abrazos es necesario empezar a cambiar conciencias y aprender ese lenguaje único, maravilloso y sanador como es el que confiere el apoyo.
Apoyar es ante todo tener el don de levantar a una persona sobre nuestros hombros para situarla en un terreno más alto, con el fin de que desde allí, sea capaz de ver otras perspectivas por sí misma, otros caminos que le permitan salir de su dificultad. El buen apoyo es el que nos permite crecer, no el que humilla de modo paternalista recordándonos los errores cometidos, las heridas sufridas.
Es un placer también saber que contamos con esas personas sabias que saben estar cuando las necesitamos, que no piden nada a cambio y que nos aceptan de forma íntegra, con nuestras virtudes y defectos, con nuestras obsesiones e indefensiones.
Recuerda además que no son tus creencias las que te hacen ser mejor persona, son tus acciones. Así pues, si dispones de esas personas con sol en el corazón y polvo de hadas en sus bolsillos, actúa con reciprocidad. Apoya cuando lo necesiten, acompaña, atiende y levántalas muy alto para que puedan ver también sobre tus hombros, donde se hallan sus senderos dorados. Esos donde se inscriben las nuevas oportunidades en tiempos de dificultad.

Psicología/Valeria Sabater
https://lamenteesmaravillosa.com

Para todos los que hoy celebran el Día de la Madre

                                      ♥  ¡Muy muy Feliz Día Mamis!


sábado, 14 de octubre de 2017

TODOS TENEMOS QUE CREAR NUESTRO PROPIO PLAN DE VIDA


En mi opinión, el Análisis Transaccional explica perfectamente lo que es un GUIÓN DE VIDA y lo que es un PLAN DE VIDA, y aclara la diferencia tan sustancial e importante que hay entre una cosa y otra.

Explica que en nuestra infancia, durante el tiempo de nuestra educación –y durante toda la vida si lo permitimos-, los demás van escribiendo para nosotros un GUIÓN DE VIDA –que nosotros interpretaremos a lo largo de nuestra vida si no nos damos cuenta y decidimos salir de él-, y eso influye en cómo va a ser nuestro carácter, en cuáles van a ser nuestras experiencias a lo largo de la vida y la forma de reaccionar ante cada una de ellas. Nos inculcan una serie de normas –sus normas- y opiniones –sus opiniones-, que en realidad son unos MANDATOS inconscientes que no seremos capaces de apreciar pero repetiremos una y otra vez. 

Son los otros quienes con sus imposiciones, información, reglas, o sugerencias, van conformando para nosotros un YO IDEA –que es la idea que cada uno tiene de sí en función de lo que le han ido diciendo los otros- y son ellos quienes escriben ese GUIÓN DE VIDA que nosotros interpretaremos como los actores interpretan sin discusión el que un guionista ha escrito.

El PLAN DE VIDA, por el contrario, lo escribimos nosotros mismos y siendo conscientes. O, por lo menos, así debe ser: tenemos que escribirlo nosotros y siendo conscientes. 

Y en él hemos de incluir las cosas que sí son de nuestro agrado y que hemos incorporado conscientemente y por voluntad propia a nuestra vida, y añadiremos nuestros proyectos y propósitos, y lo haremos siendo conscientes de las limitaciones y circunstancias que nos afectan.

Ha de ser, sobre todo, realista. Si está lleno de utopías, o si es demasiado impreciso, o si no es realmente propio sino que es una repetición de las ideas que los otros nos han inculcado y no hemos sido capaces de cribar y descartar, entonces se quedará sin realizarse y nuestra vida será una improvisación continua cuyo resultado puede llegar a ser desastroso o, cuanto menos, indeseado. O sea, que seguiremos en el Guión de Vida.

El PLAN DE VIDA es un proyecto dirigido al futuro, pero viviendo el presente, y hay que dotarlo y dotarse de firmeza para realizarlo. No ha de ser solamente un buen propósito que se puede aplazar una y otra vez de uno para otro día.

Consiste en ir cambiando los MANDATOS que nos inculcaron, por los cuales aún nos regimos, porque nos dominan, por PERMISORES.

Los Permisores son una especie de contra-mandatos, una orden opuesta a la orden que nos inculcaron, pero que tiene que ser dada desde la autoridad, para que aquel niño que hizo caso al mandato de sus educadores ahora vea más firmeza y más verdad en esta nueva orden y sea la que obedezca a partir de entonces.

El Guión de Vida nos lo escribieron quienes nos educaron, como ya sabes: no nos hicieron ver quiénes éramos, sino quiénes querían ellos que fuésemos; no nos ayudaron a prepararnos para nuestro futuro natural, sino que nos inventaron el que les interesaba o les parecía conveniente a ellos –con el riesgo dictatorial que eso implica-; casi siempre nos prohibieron que fuéramos tal como somos, y nos “amaestraron”, nos hicieron autómatas, nos llenaron de amenazas si nos salíamos del camino que trazaron, y nos llenaron de miedos con las brujas y diablos y peligros que estaban acechándonos si dejábamos de seguir sus indicaciones.

El Plan de Vida es nuestra libertad. Es escapar de la cárcel y los yugos que nos impusieron los otros y empezar a ser nosotros mismos y libres.

Y cuando uno se da cuenta de la diferencia entre ambas cosas es un momento emocionante en la vida, porque es un momento de toma de conciencia de que existe la posibilidad de escapar, de dejar de ser autómata e impostor, y comenzar a ser UNO MISMO, con el Plan que uno mismo se diseñe de acuerdo a sus propios principios e intereses.

RECUERDA LO QUE ES NECESARIO: 

- Tienes que estar convencido de que lo quieres hacer, y lograr que sea realmente importante para ti.

- Que sea posible realizarlo, aunque cueste esfuerzo, pero que no sea imposible o excesivamente difícil.

- Que esté decidido libre y conscientemente por uno mismo.

- Que incluya cambiar todo aquello que nos inculcaron –y que fue directamente al inconsciente en muchas ocasiones, y desde allí nos afecta- para poner en su lugar lo que realmente queremos para nosotros y nuestra vida.


Si aún no tienes tu Plan de Vida, este es un gran momento también para ti. 

Aprovéchalo.

Te dejo con tus reflexiones…



Francisco de Sales
buscandome.es

viernes, 13 de octubre de 2017

Cuando la solución es el problema


" Cuentan que una noche, un hombre que regresaba a casa encontró a su vecino debajo de una farola como si estuviera buscando algo que se le había perdido.
-¿Qué te ocurre?-preguntó el recién llegado.
-He perdido la llave de mi casa y no puedo entrar-contestó este.
-Te ayudaré a buscarla.
Al cabo de estar buscando concienzudamente por los alrededores de la farola, el recién llegado pregunto a su vecino:
-¿Estás seguro de haber perdido la llave aquí?
-No, perdí la llave allí- contestó señalando hacia un rincón oscuro de la calle.
-¿Y qué haces buscándola debajo de la farola?
-Es que aquí hay más luz.”
En ocasiones, intentamos una y otra vez la misma solución, aun cuando no nos da resultado. ¿No sería mejor optar por realizar algo diferente?

Soluciones ineficaces

Levantamos primero la polvareda y luego nos quejamos de no poder ver” (Berkeley)
A menudo, la vida nos propone retos, dificultades o problemas ante los que respondemos poniendo en marcha diversas estrategias. Muchas de estas soluciones, resultan caducas para la situación presente, ya sea porque han sido tejidas desde la inercia o porque conforman antiguos patrones que resultaron eficaces en situaciones similares en el pasado. Pero en ocasiones, el principio de “más de lo mismo” no produce “sorprendentemente” el cambio deseado, sino que por el contrario, la solución es el problema.
Por ejemplo, ante un problema de comunicación, presionamos para hablar al otro como modo de solución, consiguiendo con esta actitud que nuestro interlocutor se encuentre más incómodo y con menos ganas de hablar. O si tenemos dificultades para dormir, intentamos forzarnos a nosotros mismos a hacerlo mediante un acto de voluntad, con lo que únicamente conseguiremos estar más despiertos. O nos fijamos metas inalcanzables en un futuro ideal, que tan solo confirmarán nuestra creencia de que “no seré capaz”.
Así, vamos construyendo, ajenos a ello, un círculo vicioso que se mantiene y retroalimenta gracias a aquello que consideramos como la solución. Sin darnos cuenta, de que si lo interrumpimos, si cortamos esa repetición sistemática, probablemente se mostraría la resolución de la situación difícil ante nuestros ojos. Pero es nuestro afán y nuestra persistencia por hacer desaparecer lo desagradable, lo que en la mayoría de las situaciones mantiene y alimenta la dificultad.
Así, en determinadas circunstancias, los problemas pueden surgir como resultado de un intento equivocado de cambiar una dificultad existente. El intento de hacer un cambio en la situación, o bien contribuye a acentuar el problema o constituye el problema en sí, como es el caso del hombre que intentaba encontrar la llave debajo de la farola porque había luz. Su intento de solución era ineficaz, pero persistía una y otra vez, como si su problema se fuera a solucionar por arte de magia. Cuando sería más apropiado cambiar de estrategia.
La vida y sus retos, a veces, nos exigen atención y en ocasiones nos sugieren lo contrario de lo que pensamos, pidiéndonos serenidad, lentitud y atención en nuestras observaciones y elecciones, que respiremos antes de actuar, familiarizándonos con la situación, las sensaciones y los pensamientos, para permitir que desde nuestro interior surjan las acciones precisas.
►Y tú, ¿Qué soluciones repites sin obtener resultado?
¿Te atreves a hacer algo 
diferente? 


Psicología/Gema Sánchez Cuevas
https://lamenteesmaravillosa.com
Imagen cortesía de Mario Langlitz